Imagínate…

Imagínate que entras a una tienda. Te reciben amablemente, con atención.

No te hostigan queriendo que compres alguno de sus productos, ni te invaden con múltiples opciones, por el contrario, te hacen sentir cómodo.

No te hablan, te escuchan.

Demuestran interés por tus necesidades.

Imagina que conocen sus productos y resuelven tus dudas sobre los beneficios y/o especificaciones de lo que planeas adquirir.

Que te despiden con una sonrisa, con gusto, con pasión por lo que hacen.

Los mejores casos éxito los he conocido de negocios que no venden sus productos, sino su servicio.

Actualmente es un producto que escasea en el mercado y tiene una altísima demanda. Apuéstale, te garantizo que saldrás ganando.

Facebook Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.