El miedo al cambio

Existe  la idea de que un negocio debe ser el mejor en lo suyo y no salirse de la raya (como en la escuela).

Pero me pregunto qué hubiera sido de Juan Manuel Ley si sólo hubiese vendido tomates toda su vida; de Gandhi si sólo se hubiese vendido libros; de Zappos si sólo vendiera zapatos y de Caffenio si sólo vendiera café.

Hay quienes le tienen tremendo miedo al cambio o simplemente quienes no se atreven a hacer algo diferente y se mantienen en un círculo muy delimitado de clientes en su ramo.

La cafetalera sonorense Caffenio está realizando degustaciones de introducción de un nuevo producto que no está hecho a base de café.

Esta bebida dulcenchilosa, helada, refrescante, diferente, está enfocada en un segmento jóven. Seguramente usted y yo esperaríamos encontrar un producto como este en una fuente de sodas pero, ¿Cuándo fue la última vez que usted fue a una fuente de sodas? o replaneto, ¿Cuándo fue la última vez que tuvo el antojo de una bebida similar a esta y fue a saciar su antojo a una fuente de sodas?

Sonará ilógico para las mentes conservadoras pensar que una bebida refrescante asemejada a lo que en sonora conocemos como un “raspado” se venda en una cafetería, sin embargo, seguro estoy que éste será el éxito de la temporada veraniega en Caffenio.

Ellos se atrevieron. ¿Y tú? ¿Para cuándo?

Facebook Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.