El dilema de la pizza

El servicio a domicilio es una bendición para quienes trabajamos hasta tarde los fines de semana. En búsqueda de una pizza, descubrimos que conocíamos ampliamente los comercios más no sus teléfonos. La primera reacción fue: googlearlo y darnos cuenta de que la gran mayoría de pizzerías que nos gustan, no estaban ahí.

Terminamos descubriendo una nueva opción. Tienda chica, menos de diez trabajadores, apenas un par de repartidores, un menú sencillo y económico pero lo más importante: con página web.

Haciendo memoria descubrí que instintivamente en la actualidad todos googleamos para encontrar el número, el menú o el precio de las pizzas, los licuados, las ensaladas y eso nos deja como lección una cosa:

No hay pretexto para no tener presencia en Internet. Por más pequeño que sea el negocio. Hay mucha gente que está buscando lo que vendes, pero no te encuentra, simplemente porque no estás.

Facebook Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.